KITSUNE SUSHI

Algunos restaurantes japoneses de Barcelona intentan atraer comensales con su decoración, otros por sus ofertas, otros son pseudo chinos reconvertidos de dudosa calidad dado el precio tan bonito y sí, está muy de moda cenar en un restaurante japonés. Pero a veces es complicado encontrar uno que reúna buena materia prima, un local correcto, un servicio amable y una buena relación calidad precio.

Pues hoy os traigo dos, y digo 2 porque Kitsune sushi tiene dos locales, uno en Barcelona y otro en Sant Cugat del Vallès (en el que además dispone de un take away, que es de lo mejorcito de la zona).

Mi primera visita fué en el mes de septiembre y la última ha sido esta misma semana. Por en medio varias visitas a los dos locales y a su take away. A mi me han fidelizado y ahora veréis por qué.

Una carta muy estable excepto algún plato que os explicaré, una relación calidad precio casi insuperable y estos platos:

El Kofu-sake es un uramaki (alga por dentro) de salmón, aguacate y crema suave de wasabi. Perfecto para los amantes de lo tradicional sin demasiados experimentos, un tiro seguro.

El kofu-maguro es un uramaki de atún, aguacate y crema suave de kimchee, producto que ahora te encuentras hasta en la sopa pero que bien utilizado le da un punto muy interesante a los platos. Aún y así este uramaki tampoco es demasiado arriesgado y cumple al igual que el anterior.

El Yoake-California es otro uramaki, en este caso de cangrejo, aguacate y pepino. Muy fresco para para mi gusto de los más flojitos, poco contraste, aunque estas cosas a veces son un poco personales.

El reinbö es otro uramaki de salmón, atún, perca, aguacate y pepino. Mucho más interesante y completo que el anterior aunque como podéis ver al no ser grandes raciones y tener precios que rondan los 6/7 euros permite probar varios sin que el presupuesto se dispare.

Y llegamos al rock’n roll, el Yügo-panko es un uramaki de langostino rebozado en panko, aguacate, crema de queso o mayonesa, recubierto de salmón ,salsa sira-kaba-yuzu, cebolla tierna y panko. Contraste espectacular de sabores entre el picante, cítrico y dulce. De mis favoritos hasta que hace un par de meses lo han quitado de su carta porque creo que la salsa les daba problemas por exceso de picante del cual doy fe la última vez que lo pedí. Espero que lo vuelvan a tener pronto en la carta porque me gustaba mucho.

El aburi-shoga es también uno de los uramakis mas sorprendentes. Langostino rebozado con panko, mermelada de tomate, crema de queso o mayonesa, recubierto de salmón, cebolla caramelizada con gengibre (para mi gusto hay un exceso de esta cebolla que anula algunos sabores) y salsa kabayaki.

Para terminar con los uramakis, que como véis me gustan bastante, dos de muy sencillos pero que de tan sencillos los hacen exquisitos y me recuerdan a uno de mis favoritos del Sugoi de Sant Cugat, son el spicy- sake y el spicy-maguro. Tartar de atún o salmón con aguacate por dentro. De mis favoritos sin ninguna duda.

Y llegamos a la joya de la corona, su mejor plato bajo mi punto de vista y el de muchas personas que conozco, el hot-tartar, un futo-maki (alga por fuera) tempurizado con panko, relleno de aguacate y recubierto con tartar de salmón, cebolla y salsa kabayaki. Lo he pedido en todas mis visitas y lo seguiré pidiendo cada vez que vuelva.

Eres mas de nigiris? También los hay, el de salmón es de los mejores que he probado y el de langostino también está muy bueno.

No te va mucho el pescado crudo o marinado? Tranquilo, hay platos para ti.

Por ejemplo, y muy recomendable el sake no teriyaki, ventresca de salmón en su punto perfecto de cocción con salsa teriyaki. Su punto débil es que para comerlo con los palillos tienes que ser un experto o el tema se complica…

Otro plato que me encanta y que casi siempre pido son los ebi no kimchee, langostinos salteados al wok con sake, vegetales y kimchee, me comería varios.

Y en el apartado de los salados finalmente os traigo los ebi fry, langostinos rebozados con panko y salsa agridulce. Uno de los platos que menos me convencen, aunque quizás sea por el alto nivel de los otros.

Hay más platos en su carta, sólo que algunos o no tengo foto o no los he pedido pero los podéis consultar en su carta que tienen en la página web.

Finalmente llegamos a los postres, no soy de pedir muchos postres como ya sabéis, a no ser que sea un sitio en el que sea su especialidad pero aquí en la primera visita nos convencieron a que probaramos su matcha cheescake, que según mi amigo Hector, estaba nítido, o sea muy bueno y la mouse de chocolate con helado que me encantó y fue un gran remate a la comida.

En conclusión, uno de los mejores restaurantes con diferencia en su relación calidad precio que puedes encontrar por la zona.

Un par de recomendaciones, trabajan con dos turnos, entiendo que su poco aforo y sus precios ajustados así les obliga, así que si quieres mesa reserva o puedes fracasar y quedarte con las ganas.

Y un punto negativo de mejora para mi, sería el hecho de que muchas veces te traen todos los platos casi de golpe con lo que acaba agobiando un poco. Mi recomendación es que controles un poco y pidas en dos veces, no te harán esperar porque la cocina es rápida y así no te plantan todos los platos de golpe delante tuyo.

Os muestro dos cuentas de dos visitas diferentes para que podáis comprobar el tema precios y os terminéis de convencer.

Y tú? Aún no has probado Kitsune sushi? no deberías tardar y lo sabes!

2 comentarios

  1. Pingback: Top List Barcelona | Japonés bueno y barato en Barcelona

Deja un comentario