SENSE PRESSA

Bienvenid@s a una nueva entrada de mi blog, Lo sabes. Debo empezar diciendo que que si puedo escribir esta entrada de hoy es gracias al Sr. J.C.Marini, el cual tiene un blog o varios que os recomiendo que leáis (CATA COME BEBE).

Tuvo el detalle de invitarme a comer al Sense Pressa, un restaurante que no conocía y que debo decir que me gustó mucho.
La carta nos puso en muchas dudas, solo había un plato que teníamos claro que queríamos pedir si o si, luego os cuento cual.

Es un restaurante con una decoración sencilla y con pocas mesas, el servicio es muy atento y efectivo.

Al llegar te encuentras con un aperitivo que presagia buenas cosas…

Después de mirarnos la carta y ante el honrado aviso del maitre sobre que habíamos pedido mucha comida, a la cual le hicimos caso omiso… decidimos compartir todos los platos y empezamos por una terrina de foie casero con sus tostaditas.
A mi me encantó, duró bien poco el foie, para repetir.

El siguiente plato que probamos fue el que teníamos claro que queríamos pedir, alguien ya me había puesto en aviso de que los garbanzos con espardenyes y huevo eran cosa fina y así fue, tremendo, lo mejor de la comida, un plato imprescindible si vas al Sense pressa. Buena calidad del garbanzo, la mezcla de los tres ingredientes y el toque de pimienta lo hacen un plato de los que rozan la perfección.

 

Cual montaña rusa con el siguiente plato quedamos un poco decepcionados, yo al menos esperaba un poquito mas, un bacalao confitado con crema de pil pil. En su punto de sal, pero un pelin pasado de cocción y un pil pil que esperaba un poco mas. Y ojo, con esto no quiero decir que fuera un mal plato, también es posible que ante nivel tan alto de los dos anteriores pudiera afectar. Hay que remarcar que tuvieron el detalle de separar las raciones para cada uno.

Después del bajón de la montaña rusa con el bacalao vino el subidón, el cochinillo ibérico.

La ración es para valientes, hacía mucho tiempo que no comía cochinillo, eso sí, plato poco apto para aprensivos al colesterol, ese día mejor que no nos hubieran hecho unos análisis porque los resultados hubieran sido feos. Pero sabéis que os digo? Que lo gozamos mucho! Con sus patatas… mirad mirad…

Llegados a este punto yo pensé que nos ahorraríamos los postres pero quizás ya no venía de aquí, así que elegimos una leche frita y una coca de Llavaneres, los dos postres muy buenos también.
Toda esta comida la regamos con un vino blanco Louro do Bolo que no había probado nunca y que me gustó bastante.

 

Buen servicio de café y detalle del restaurante en ofrecernos una copita de un vino dulce de José Pariente que no conocía y me pareció muy recomendable.
La cuenta ya veréis que no es un restaurante económico pero hay que ver los platos que consumimos, su calidad y buena ejecución. No es un restaurante para cada día pero en alguna ocasión especial yo lo veo perfecto.

 

 

Si os ha gustado la entrada, aquí os dejo el mapa para que os animéis a ir y me contéis vuestra experiencia:

No me despido sin antes, daros una vez mas las gracias por vuestras visitas y comentarios. Nos vemos pronto en otra entrada de mi blog, Lo sabes!

2 comentarios

  1. És dels llocs que tinc millor record de 2013 i el vaig posar al post resum de l'any.

    I igual que els "alguien" que et van recomanar el plat dels cigrons amb espardenyes, jo soc també fan total d'aquest plat… 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*