NIKKEI BAR

Ya estoy aquí!! Os traigo mi primera inmersión en la cocina nikkei, recomendado por mi amigo Pablo Gómez (chef de pastelería de la Taberna del Alabardero, Sevilla) que nunca falla me dirigí al Nikkei Bar y no me decepcionó, es mas, aun estoy alucinando con la relación calidad/precio. Al final del artículo os pondré la carta para que veáis los precios.
Pero antes de empezar deciros que me cuesta definir exactamente el lugar, cumple con la informalidad de un gastrobar pero tienes rincones de restaurante ideal para ir en pareja, la verdad es que me gustó mucho.
Pan, colines, edamame de cortesía, cerveza bien fría, soja y plato vintage de presentación.

La verdad es que tenía bastante claro que quería pedir, Pablo me dijo que había algunos imprescindibles y aunque luego dudé al ver la carta porque había muchas cosas apetecibles opté por lo siguiente.
Empecé por el nigiri de de magret de pato que va marinado con salsa de soja y naranja. Me encantó, me sorprendió, no me esperaba que me gustara tanto.
Mirad que buen aspecto, ahora mismo me comía uno…

Luego probé por primera vez un ceviche, si si, por primera vez, no pasa nada verdad? jajaja y la verdad es que me gustó muchísimo, opté por el ceviche mixto con leche de tigre y la verdad es que cumplió mis expectativas que eran altas, aunque si un día vuelvo no pediré el mixto, el mixto lleva pulpo, el otro no y quizás lo prefiero sin pulpo pero ya es un gusto personal, la ejecución del plato me pareció perfecta, una mezcla de sabores genial.

Y finalmente llegó la salvajada de la noche, me acordé de las sabias palabras del camarero: Tienes mucha hambre? No me lo creí y la verdad es que la ración del solomillo nikkei con rocoto glaseado es para 2 personas de sobras, os pondré dos fotos para que lo veáis de distintos ángulos, para los que no sepan que es el rocoto, que yo tampoco lo sabía y me lo explicaron allí, es un tipo de pimiento. 

Después de semejante locura y de dejar solo un trocito de carne como comprenderéis no me quedaba hueco para el postre…
La verdad es que el sitio me encantó, la comida también, el trato amable y el precio ay el precio, os dejo la carta para que lo veáis vosotros mismos y también os dejo la forma original en la que te traen la cuenta.

Como veis, la cena me costó menos de 25 euros, creo que una mejor relación calidad precio no se puede encontrar.
Por hoy os dejo, no sin antes avisar que en el próximo artículo del blog nos dirigiremos a Donosti, mi segunda parada de las vacaciones de agosto, iremos a ver al Kako… Lo sabes.

2 comentarios

  1. Por las fotografias parece tener muy buena pinta. Coincido contigo en que quizás si es la primera vez que pruebas un ceviche probar el mixto no es la mejor opción. (mejor que sea sólo pescado) La verdad es que dan ganas de ir por ahí y el precio muy razonable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*