GENIL

Bienvenid@s a una nueva entrada del blog, hoy nos vamos fuera de Barcelona, a Vilanova i la Geltrú, población de costa con muchas opciones gastronómicas.
Abierto desde el año 71 si no me equivoco es un sitio muy conocido en Vilanova y alrededores, compite con el giraldillo, hay varias historias alrededor de esta competencia, la que mas veces he escuchado es que hubo pelea familiar y se separaron y montaron el giraldillo, pero el original es el genil. Yo he probado los dos, y los dos me gustan, son muy similares. Pero si tuviera que elegir uno quizás me quedaría con el genil. Están muy cerca el uno del otro, como a tres calles solo.

Pero pasemos a lo que nos ocupa, las buenas tapas que se sirven en el Genil. Ya habéis visto que nos pusieron unas aceitunas y almendras con la bebida mientras esperábamos las tapas, a mi me gusta que hagan esto, la espera se hace menos larga, aunque os tengo que decir que no hacen esperar mucho. El Genil no es muy grande así que os recomiendo reservar si tenéis pensado ir un día específicamente.
Sobre todo, es imprescindible pedir BRAVAS, los que me conocéis sabéis que las bravas me chiflan y mucho, debo decir que estas son de las mejores que conozco, la cocción de la patata es buena y las salsas son caseras, no de bote avinagrada. Señores de la restauración, tan difícil es hacer unas buenas patatas bravas?
Las del genil no defraudan, cuidado con la salsa roja, pica un poquito jajaj.

Para el picante ya sabéis que dicen que va bien el pan, en nuestro caso comimos un muy buen pan de coca amb tomàquet.




También pedimos un par de mejillones tigre, muy buenos, sin llegar al nivel de los de la esquinica pero muy buenos.

También muy buenos los calamares a la andaluza, si no recuerdo mal aquí les llaman sevillanos, ya sabéis que con esta tapa creo que hace falta un poco de unificación de nomenclaturas, en cada sitio le llaman distinto.

Y llegamos a una de las sorpresas del día, la cazuelita de almejas con setas, buena no, brutal, mi padre y yo acabamos mojando pan en la salsa hasta no dejar nada, jajaj. 

Ya finalmente rematamos de cabeza con un pulpo a la plancha muy bueno, me sigue gustando mas a la gallega pero quisimos probar este y también merece la pena.

Todas estas tapas las regamos con buena cerveza de barril servida muy fría, como a mi me gusta.

Acabo esta comida con un crocanti y un café. Aquí quiero hacer una puntualización, porque la gente se empeña en no traer el café corto cuando lo pides? Tanto cuesta? Como veréis en la foto en el genil lo trajeron perfecto!!

Hoy del precio no os puedo especificar mucho, ya que me invitó mi padre, no es un sitio barato pero la calidad es buena y el servicio eficiente. Merece la pena probarlo.
Os dejo hasta la próxima entrada de mi blog en la que os llevaré por mi ruta sevillana del verano… Lo sabes. Gracias a tod@s por leerme y compartir si os gusta.

Un comentario

  1. Todo tiene un pinta extraordinaria…Pero lo cierto es que queda probar la paella de casa Fusté, ya que pudistes degustar las bravas de casa Miró. Un abrazo y sigo esperando.Enhorabuena por el blog!! Tu amigo J.J

Deja un comentario