LA ESTRELLA

Mas de 15000 visitas y mas de 30 establecimientos han pasado ya en el primer aniversario de este blog.
Solo puedo daros las gracias a todas las personas que lo leéis y que me seguís en las diferentes redes sociales que lo promociono.
Y la verdad es que pensando en el primer aniversario quería que fuese un lugar muy especial para mi. Y sin lugar a dudas ese sitio se llama La Estrella, ya aviso de antemano que va a parecer desmedido mi gusto y mis alabanzas pero Jordi y Pepi se lo han ganado a pulso después de los mas de 10 años que hace que les visito. Habré estado mas de 30 veces, ya os digo que es mi restaurante favorito de Barcelona y lo mejor de todo es que siempre que he ido o lo he recomendado a alguien, nunca ha decepcionado, y eso es muy difícil en el mundo de la hostelería.

La Estrella es un restaurante con mucha historia, se encuentra ubicado muy cerca de la famosa estación de Francia de Barcelona y muy cerca del establecimiento mas visitado durante este primer año en el blog, el Bar Ángel. Al frente de La Estrella están el matrimonio formado por Jordi, que se encarga con maestría de la sala y Pepi, que se encarga de la cocina siempre con esmero y con ganas de mejorar. De hecho si conocí el Bar Ángel fue gracias a Jordi que un día me dijo que lo probara, al igual que la rectoría d’oris, también fué recomendación de Jordi.
La sala es muy acogedora, pocas mesas y una luz perfecta, y me explico. A nadie nos gusta un restaurante que para cenar tenga mucha luz, pero yo odio estos que se piensan que estando casi a oscuras dan intimidad, de tanta que casi no distingues los colores del plato que te sirven, en La Estrella tienen una luz muy cálida y destacaré que se proyecta justo encima del plato, lo cual hace resaltar mucho mas lo que vamos a comer, ya lo veréis con las fotos. De momento os enseño una foto de la sala en la que veréis a Jordi atendiendo a una mesa durante el servicio.

En la foto se aprecia bien lo que os digo de la luz. Pero vamos al grano, nos traen la carta y encontramos una serie de platos que ya se pueden denominar como clásicos o leyendas como puede ser el carpaccio de reno o unos garbanzos que luego os enseñaré… Al cabo de un rato viene Jordi y te explica una serie de platos o sugerencias que te ofrecen a parte de la carta. Debo reconocer que solo ver con que pasión explica esos platos ya dan ganas de comértelo, cual perro de Pavlov… en las sugerencias siempre tienen algún bacalao de temporada, en función de los productos que haya. El bacalao es un plato que no tienes que obviar si es de las primeras veces que vas a La Estrella, en carta si no recuerdo mal tienen 4 o 5 tipos.
Este día yo iba con un debutante en la Estrella, mi amigo Carles, así que pedimos algunos clásicos y algunos platos nuevos. Pero antes nos sirvieron un aperitivo del que el relleno era una cebolla caramelizada especiada muy buena.

Para los primeros platos decidimos compartirlos, empezando por un revuelto de bacalao con trompetes de la mort que estaba espectacular, buena materia prima y buena ejecución del plato. Uno de los platos que no había probado en la estrella y que recomiendo mucho.

El siguiente primer plato que compartimos es uno de los clásicos o leyendas ya de la estrella, son unos garbanzos con gambas terminados al horno con una leve muselina de ajo. Por partes, garbanzos de los pequeñitos, sin piel, nunca están duros pero nunca están desechos, gambas de buen calibre y la muselina de ajo muy leve para equilibrar sabores, total, que acabas mojando pan como tonto o como listo mas bien diría yo. Por cierto, el tema del pan es algo que también han mejorado ultimamente en la estrella, variado y rico. Mirad la cazuelita de garbanzos que pinta de cómeme que tiene.

Después de este inicio tan espectacular nos enfrentamos a los segundos platos, en este caso no compartimos y yo opté por un bacalao de temporada que en este caso era un bacalao de txangurro y pil pil de pistachos. Como siempre en la estrella perfecto punto de desalado del bacalao, cocción perfecta, si, esa que puedes comer el bacalao a lascas. El txangurro le aporta un sabor muy intenso al plato, me gustó aunque no es el mejor bacalao que tienen, pero eso ya es cuestión de gustos, el plato estaba muy muy bueno.

Y alguno dirà, incluso el propio Jordi de la estrella se extraño que no pidiera de segundo el bacalao al romesco, hubo épocas en las que Jordi no me preguntaba que quería de segundo… ya lo sabía. Es mi plato favorito de la estrella pero dejé que lo probara mi amigo Carles que debutaba i quedó atónito. Es una mezcla sensacional, el romesco es una receta de los abuelos de Jordi y el bacalao al igual que en el otro plato en perfecto punto de cocción y desalado. Ah por cierto, si alguien tenia dudas es morro de bacalao sin espinas, máxima calidad. Si váis por primera vez a la estrella para mi es uno de los imprescindibles…

Eso si, yo siempre recomiendo guardar un hueco en el estómago para los postres. Ahora es cuando hay el típico que me dirá, yo no soy de postres, pues sabéis que? Yo tampoco mucho pero en la estrella siempre habrá alguno que te encajará porque los hay de todos los tipos. Jordi te los explica uno por uno calificándolos en refrescantes, para chocolateros y atrevidos entre otros. La elección no es fácil pero nosotros optamos por un fondant de chocolate. Ahora mas de uno me dirá, bua, esto ya lo hacen en cualquier sitio hoy en día y yo pienso, pues es verdad, pero estaréis de acuerdo conmigo que es uno de los postres peor ejecutados de la historia de la gastronomía. Y el de la estrella es de los mejores que he probado nunca, también es uno de sus clásicos, un postre como dice Jordi para auténticos chocolateros.

También degustamos la sablé de chocolate, frambuesa y mango. Un postre que nunca había probado en la estrella y que me encantó su combinación de sabores. La masa del sablé los equilibra todos y tiene un punto refrescante muy bueno para quien solo le gusta un poco el chocolate. Muy recomendable!!
Por cierto, aparte de bueno, mirad que pinta tiene…

Y por cierto, no siempre tienen, pero cuando tienen es irresistible no pedir su helado de violetas, yo no me pude resisitir y pedí una bola, la foto no quedó bien, supongo que por culpa de mi ansiedad ante cosa tan rica…jajaja

Toda esta comida la regamos con un vino blanco que nos recomendó Jordi, en este caso un penedès. En el caso de los vinos, dejaros llevar por Jordi, nunca os pegará un palo y sabe adaptarse muy bien a las necesidades de cada uno con vinos poco conocidos pero con muy buena relación calidad/precio.

Por mucho que explique en este artículo no hago justicia a un ejemplo de constancia, trabajo y buen hacer en un restaurante, que hace años que practican Pepi y Jordi. Solo deciros que os animéis a probar la estrella si aun no lo habéis hecho, no os defraudará.
Os dejo también la cuenta.

Nunca tendrán estrellas michelin ni historias varias, pero yo me alegro que no sea asi, que se mantengan en su concepto, con su clientela fiel.

Ya me diréis si vais a probar un dia si os gusta…

En el próximo blog volveremos a un restaurante japonès, ya sabes que de tanto en tanto siento necesidad de comer esa gastronomía..hasta entonces, gracias una vez mas por todas vuestras visitas, comentarios y por compartir si os gusta, Lo sabes.

8 comentarios

  1. Felicidades David! Anotamos restaurante y que siga con mucho éxito este blog! 🙂

  2. Hola…

    En aquest ja saps que estem d'acord al 100×100. Quasi m'extranya que el lloc no sigui més conegut, ja que la cuina és excepcional.

    Alguna cosa deu haver-hi que a tu i a mi ens passa desapercebuda, que el restaurant sigui com mig "secret".

    Jo a tothom qui he enviat (i han estat una colla), m'han agraït el fet.

    Salutacions,

  3. Gracias por este descubrimiento, que a mí me había pasado desapercibido en Barcelona. Intuyo que una comida con los garbanzos, el bacalao al romesco y el fondant puede ser antológica. Iré sin duda para comprobar si la pinta que tiene todo hace honor a sus sabores.

    Saludos

  4. Pues no lo conocía, lo probaré sin dudarlo!
    Gracias por la recomendación. 🙂

Deja un comentario