LA RECTORÍA D’ORIS

Hay veces en las que alguien te recomienda un restaurante y dices tomo nota…pero hay otras que según quién te lo diga tomas nota y no lo olvidas nunca, este es el caso de hoy de La Rectoría d’Orís. Hace ya tiempo que Jordi del restaurante l’Estrella de Barcelona me recomendó este sitio y lo tenía muy pendiente, pues ya os digo de entrada que no deberíais dejar pasar mucho tiempo para visitarlo. Es uno de aquellos sitios poco mediáticos, regentado por dos personas encantadoras, Pere en la cocina y Nuria en la sala. Pero que para mi son joyas, sin la pomposidad de otros sitios, desde la sencillez pero con buen trabajo y honestidad. Me encanta conocer sitios así, un lugar ideal para pasar un día entero, con unos paisajes muy interesantes y eso que era un día frío pero tuvimos suerte de que hacía un sol genial.
Bienvenid@s a la rectoría d’Orís…

Pasemos a hablar del restaurante, está situado en la planta baja de la casa, es pequeño y muy acogedor, con buena distancia entre las mesas, la mayoría con vistas al jardín, cosa que también se agradece. Os enseño parte de la sala y las vistas que teníamos desde nuestra mesa.

Interesante verdad? Pero… vamos al ataque!! a lo que todo le mundo ha venido aquí, empezamos con un aperitivo que nos trajeron, unas tartaletas con huevas de salmón, a la vez que nos sirvieron el pan, muy bueno, por cierto para esperar la comida.

Puestos en situación, empezó el festival, decidimos compartir los primeros, unos cuadraditos de foie gras con compota de manzana al cardamomo y confitura de rosas acompañados de tostaditas de pan de pasas. Foie de altísima cualidad, en la era de que todos los restaurantes tienen foie en sus cartas se agradece encontrar uno hecho por ellos mismos como me comentó luego Pere. Muy divertidas las dos combinaciones de la manzana y la confitura pero es un foie de estos que no necesita ni acompañamientos, espectacular.

Le siguió uno de los platos que mas me sorprendió y gustó, un pastel de patata del bufet, cebolla confitada, sobrasada y miel y huevo de gallina libre. Espectacular combinación de sabores, utilizando materia prima excelente como es la patata del bufet, para mi de las mejores variedades, me comentaron que siempre que pueden utilizan esta variedad. El punto de la miel con la sobrasada equilibra el sabor perfectamente y si le añades el huevo, la verdad es que es un plato exquisito, me cuesta decir cual fue el mejor plato de la comida pero quizás diría este, aunque puede ser que cuando ponga los otros cambie de opinión, jajaj.
Sigo porque se me hace la boca agua, pasemos a los segundos, estuve tentado a coger uno de sus arroces, ya que me habían hablado muy bien de ellos pero decidí dejarlo para otro día y lanzarme de cabeza a la espaldita de cordero al horno y no fallé, una vez mas, buena materia prima, bien cocinada, perfecto para el paladar, con un toque de romesco casero, mirad mirad…
El otro plato de segundo fue un tronco de merluza fresca relleno de setas y gambas con salsa de puerros al cava, como yo me encargué del cordero mi acompañante me dijo que este plato estaba muy muy bueno también.
Y llegó la hora del postre, imperdonable no pedirlo, aquí debo reconocer que tenía bastante claro lo que quería, ahora me entenderéis y pedimos lo mismo los dos. Unas migas, si migas migas, habéis leído bien, no se acaba de difuminar la pantalla del ordenador, tablet o smartphone que utilicéis… Migas de chocolate, helado de vainilla, aroma de cítricos y aceite de oliva. Es uno de los mejores postres que me he comido en mi vida, muy muy recomendable el contraste de sabores al comerlo, nos encantó!
Ha quedado claro verdad?jajaj me lo imaginaba… por cierto, con una variedad de platos tan complicada de maridar nos decidimos por un vino blanco que no había probado y que aunque no me enamoró, sí que me pareció muy correcto y me gustó el hecho de que son unas bodegas en las que trabajan personas con discapacidad intelectual. Aquí os dejo la foto del vino por si lo queréis probar.
Finalmente nos ofrecieron la posibilidad de tomar el café en el jardín, cosa que recomiendo, ya que aun puedes disfrutar mas del relax que se respira. Y aquí vino un detalle que me gustó, se acerco Pere y nos pidió si se podía sentar con nosotros y la verdad es que me encantó poder charlar un rato con él y que nos contara un poquito su negocio y algunas anécdotas, tengo que decir que tanto Pere como Nuria, nos hicieron sentir como en casa y eso es algo que no tiene precio y que en pocos sitios te ocurre.

Finalmente deciros que creo que su relación calidad precio es muy correcta, también ofrecen una serie de menús temáticos muy interesantes que a veces varían según la temporada. Aquí tenéis el precio para 2 personas.
Creo que sobran los motivos para hacer una visita a la Rectoría D’Oris, yo repetiré seguro!
Os espero en la próxima entrada de mi blog Lo sabes, en la que nos iremos de restaurante japonés en Barcelona, cual será?

2 comentarios

  1. Mai havia escoltat d'aquest poble. M'ha calgut cercar a Google… 🙂

    Té bona pinta i si a la teva recomanació, li sumes la del Jordi de la Estrella, ja èxit assegurat.

    Salut!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*