RESTAURANT GAIÀ

Hola a todos/as, bienvenidos/as a una nueva entrada de mi blog, lo sabes, en esta ocasión os traigo un restaurante ideal para quien no le gusten las florituras, para quien tenga mucha hambre, para personas que les gusta ir a buscar setas y seguro que después de ver las fotos se os ocurre alguien mas a quién le pueda gustar, yo hacía tiempo que no iba y tras una mañana en la que pasé mucho calor haciendo de aficionado agricultor en un huertecito que tienen mis padres con la ayuda de un buen amigo, nos dirigimos a calmar nuestra sed y a recuperar alguna caloría perdida.
El restaurante está ubicado en la comarca del Bages, a medio camino entre Manresa y Berga, al llegar a la población de Navàs, rompe una carretera que nos llevará a Gaià, lugar en donde se encuentra el restaurante.
Es un restaurante con muchas mesas y que en invierno suele estar muy lleno, entiendo que a 10 de agosto pues no hubiera mucha gente comiendo aunque unas 10 mesas si que habría, yo no recordaba que tenían menú, parece ser que al mediodía solo trabajan con menú.
El edificio es muy bonito y tienen un anexo en el que disponen de un salón para banquetes con mucha cristalera.

Hoy empiezo por el precio, 15 euros por persona, ahora alguien dirá, pues muy económico no es…pero esperad un rato y cambiaréis de opinión.
Te cantan los platos, hay muchas opciones para elegir de primero y de segundo también, aunque se reduce a 3 o 4 platos y luego brasa, en la que puedes elegir butifarra, conejo, pollo, cordero…
De primeros elegimos un plato de embutidos variados muy completo y una ensaladilla rusa bastante contundente y abundante, todo ello ya aderezado con pan de payés tostado, tomates para untar y all i oli del que te deja recuerdos ajísticos por la tarde pero que no pararías de comerlo.

De segundo pedimos los dos lo mismo, butifarra a la brasa, muy buena y como podréis ver en la foto la ración para dos es bastante abundante.
Le acompañaban unas mongetes exquisitas, se deshacían como la mantequilla. A su lado unas cortezas de cerdo espectaculares, irrechazables aunque luego haya dolor de conciencia calórica y un plato de patatas fritas caseras muy buenas del que no dispongo de foto.

De postres, los dos pedimos helado crocanti al corte que fue de lo mas flojito de la comida, pero no hay que olvidar que era un menu en el que también nos entró la bebida y los cafés.
Así que si algún dia queréis comer un buen menú casero y no queréis quedaros con hambre, la elección es muy buena, me gusta ir a sitios que llevan años abiertos y ver que la calidad no ha bajado.
Os dejo la web del restaurante por si queréis consultar algo mas:

www.restaurantgaia.cat

En la próxima estación nos iremos a Barcelona para que probéis entre otras cosas las mejores patatas bravas que he degustado nunca, sin duda puede ser algo Bohemic…Lo sabes.

Deja un comentario